La cría del canario

Por Francisco Javier Arbolí / Enero 2019 / Mascotas

Entre los muchos tipos de mascotas que existen, no hay duda de que los canarios son algunos de los amigos de compañía más melódicos.

Con su gran variedad de coloridos, los canarios alegran con sus cantos los hogares desde las primeras horas de la mañana. Por la buena temperatura que siempre es frecuente en Miami, el cuidado de estos pájaros es muy fácil, aunque es importante recordar, especialmente a quienes bajan extremadamente el aire acondicionado en sus casas, que no los sometan a muy frías temperaturas porque les afecta y se enferman. Por el contrario tampoco los dejes al sol directo o al calor extremo.
En los días más calurosos a ellos les encanta que les pongas un pozuelito o pequeño recipiente con agua. Verlos tomarse su baño es un espectáculo.

LA JAULA
No debe ser ni muy pequeña ni demasiado grande, porque de ser así, estará ejercitándose volando y cantará menos. Por supuesto no puede faltarles el comedero y bebedero, y hay que limpiarles su jaula con frecuencia, pues con la falta de higiene pueden enfermarse.

En su alimentación debes incluirles frutas, verduras y complejos vitamínicos. De noche es bueno cubrir la jaula con alguna tela, para darles tranquilidad.

EL CANTO
El canario aprende a cantar desde que es una cría. Curiosamente, los que cantan más son los machos, por regla general las hembras apenas emiten tanto sonido, es un canto breve, gorjean entrecortado, aunque esto no quiere decir que haya a veces excepciones.

Para que el canario mejore su canto hay grabaciones en internet que las puedes bajar y ponérselas. Entre todos ellos, los canarios timbrados tienen un canto bellísimo.

LA REPRODUCCIÓN
A los machos y las hembras hay que tenerlos separados sin permitirles el contacto. Hay jaulas con separadores, para que puedan oírse pero no verse.
Después de una semana o así, se les quitará la pared que impide que no se vean, y se les dejará verse.
Si cuando la hembra está sola engorda algo, es mucho mejor, porque así tendrá suficiente reservas de grasa, y más adelante podrá poner los huevos sin problemas. 

Cuando macho y hembra se acostumbren a verse, podemos ponerlos en una jaula un poco más grande. Ahí se empiezan a besar con los picos, se aparean y el macho pisará a la hembra. También se les ponen gotas para encelarlos que están disponibles en comercios. Si se pelean hay que separarlos de inmediato para volver a comenzar este proceso de acercamiento. Pronto la hembra comenzará a construir el nido. Hay nidos que se venden en las tiendas, pero también tenemos que ponerles hebras de cuerda y ramitas para que ella haga su propio nido.

A los canarios que están en la anidación se les debe alimentar con una dieta adecuada que conste de semillas enriquecidas, comida blanda y calcio adicional, desde unas semanas antes del apareamiento hasta que hayan terminado de alimentar a sus crías.
La hembra pondrá un huevo al día, generalmente por la mañana. Normalmente toma unos 14 días para que los polluelos nazcan. Deben hacerlo sin ninguna ayuda.

Hay que mirar los huevos a la luz con cuidado, los oscuros están pisados, los claros no están pisados (fecundados). Les quitamos los que no estén pisados, así calentarán mejor a los otros.
Las hembras suelen poner entre 5 y 8 huevos. Para asegurar que los pichones nazcan todos al mismo tiempo, tendrás que reemplazar los huevos verdaderos por unos huevos de plástico sustitutos que podrás comprarlos.
Los padres alimentan a las crías por unos 15 días y después hay que separarlos para que no haya problemas con ellos. 

Criar canarios y enseñar a tus hijos cómo hacerlo, es una de las experiencias más bellas que la naturaleza nos puede brindar.