El caso singular de Warren Buffett

Por Francisco Javier Arbolí / Abril 2019 / Reflexión – Motivación

No siempre la vida de los millonarios sigue los mismos patrones. Conoce algunos datos que no sabías sobre Warren Buffett. 

A Warren Buffett se le considera la tercera persona más rica del mundo. También se habla de él como un gran inversor, algo que comenzó siendo apenas un niño de once años, que fue cuando compró su primera acción, a pesar de lamentarse de haber empezado demasiado tarde.

Casa de Warren Buffett

Fue repartidor de periódicos y a los 14 años se compró una granja con sus ahorros. Vive en la misma casa de tres cuartos que adquirió hace más de 50 años.
Conduce su propio auto, sin chofer, ni guardaespaldas. No viaja en jet privado a pesar de ser propietario de una compañía de jets.
Es dueño de la compañía Berkshire Hathaway, que a su vez dirige a otras sesenta y tres empresas.

«Las reglas más importantes son:
1) No perder el dinero de los accionistas.
2) No olvidar la regla número 1″.

Warren Buffett

Hace varios años atrás donó a la fundación Bill & Melinda Gates el 80% de su fortuna, es decir, unos 37 mil millones de dólares. Se caracteriza por llevar una vida sencilla, sin apenas socializar con la alta sociedad, no usa teléfono móvil, ni tiene computadora en su escritorio. Veamos algunas de sus frases más célebres y consejos de este singular empresario:

“Hay dos clases de personas fracasan en la vida: Aquellas que no saben nada y aquellas que creen saberlo todo”.

Refiriéndose a los ingresos: “Nunca dependas de una sola fuente de ingresos. Utiliza la inversión para crear una segunda fuente”.

Sobre los gastos: “Si vas a comprar algo piensa: ¿Qué pasaría si no lo compro?. Si la respuesta es nada, no lo compre, porque no lo necesitas. Si compras cosas que no necesitas, pronto tendrás que vender cosas que necesitas”.

Sobre los ahorros: “No ahorres lo que queda después de los gastos, gasta lo que queda después de ahorrar”.

Sobre las inversiones: “No pongas los huevos en la misma canasta”.

Sobre correr riesgos: “Nunca compruebes la profundidad de un río con ambos pies”.

Sobre las expectativas: “La honestidad es un regalo muy caro. No lo esperes de gente barata”.

“Sé valiente, ten confianza”.

“Frena cuando lo necesites”.

“Lo más importante que debes hacer si te encuentras en un agujero, es dejar de cavar”.

“Valora lo que es importante”.

“Muy seguido, una gran colección de posesiones termina poseyendo a su dueño. El activo que más valor, aparte de la salud, son los amigos interesantes, diversos y leales”.

“Actúa con honor e integridad”.

“Toma 20 años construir una buena reputación y cinco minutos arruinarla. Si piensas en eso, harás las cosas diferente”.

“Siempre observa con quién estás tratando. No puedes hacer un buen trato con una mala persona. Reconoce en lo que te estás metiendo antes de hacerlo”.