Delicias de España celebró sus 20 deliciosos años

Decía el cantante Carlos Gardel que “20 años no es nada”, pero quien sabe muy bien lo que de verdad se siente al cumplir dos décadas de éxitos, es la familia Llerandi, los propietarios de Delicias de España que en este mes de noviembre lo celebraron por todo lo alto en compañía de sus mejores amigos, el público.

El laborioso asturiano, Ernesto Llerandi, junto con su esposa Isabel Miranda y sus hijas a pesar de los años, siguen trabajando con la misma energía, ilusiones y ganas de progresar con las que empezaron su pequeño negocio el 7 de noviembre de 1997. Ellos previamente estuvieron 16 años en la República Dominicana, donde también alcanzaron mucho renombre por su servicio y oferta, siempre con lo mejor de la gastronomía española. De allí, pasaron una breve estancia en España y vinieron de nuevo a “hacer las Américas”, pero esta vez en la Capital del Sol, Miami.

Empezaron con 5 mesas y 4 empleados, y ahora cuentan con más de cien empleados en sus tres establecimientos y Delicias Import, su división de importación y distribución de productos alimenticios y variados útiles de cocina, como las paelleras y otros accesorios. En el restaurante y la tienda el público encuentra una surtida selección de vinos, alimentación, vestidos para niños de alta costura, accesorios de belleza, perfumes con fragancias españolas, revistas, muñecas, pastelería y artículos de regalo y recuerdos.

La noche estuvo amenizada con la típica música asturiana, con interpretación de melodías a ritmo de gaita, y por supuesto no faltó el delicioso sabor de las tapas y platos acompañados de vinos y otras bebidas españolas.

D. Ernesto Llerandi y su esposa Dña. Isabel Miranda en el original Delicias de España, en 1997. Los buenos amigos de Delicias de España disfrutaron una agradable noche deleitándose celebrando sus 20 años de éxitos.

De derecha a izquierda D. Cándido Creis Estrada, Cónsul General de España en Miami, en el centro D. Ernesto Llerandi y la señora de Creis, Dña. Carla Cavero.

Dejar una opinión